GUÍA DE RECURSOS

Presentación

La violencia contra las mujeres y las niñas (VCMN) es una de las formas más opresivas de la desigualdad de género y se erige como barrera fundamental a la participación igualitaria de las mujeres y los hombres en las esferas social, económica y política. Dicha violencia impide la igualdad de género y el logro de una variedad de resultados de desarrollo. La VCMN es un problema complejo y multifacético que no se puede abordar de forma efectiva desde un único punto de vista. La prevención y respuesta a la violencia exigen la acción coordinada de múltiples sectores.

Más del 35% de las mujeres del mundo han padecido violencia física o sexual infligida por su pareja o violencia sexual ejercida por otras personas distintas de su pareja. Esta proporción equivale a 818 millones de mujeres, casi la población total del África subsahariana, y cerca del triple de la población de los Estados Unidos.

OMS, 2013. Estimaciones mundiales y regionales de la violencia contra la mujer: Prevalencia y efectos de la violencia conyugal y de la violencia sexual no conyugal en la salud; Empowering Women and Girls for Shared Prosperity. Washington, DC. Grupo del Banco Mundial.

Esta guía de recursos ha sido elaborada gracias a una alianza integrada por el Instituto Global de las Mujeres (GWI, por sus iniciales en inglés) de la Universidad George Washington, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Grupo del Banco Mundial (GBM). El público principal de esta guía son el personal del BID y del GBM, los países miembros y los profesionales en el campo del desarrollo que aún no tienen experiencia en el ámbito de la VCMN. El objetivo de esta guía es proporcionar al lector o lectora información básica sobre las características y consecuencias de la VCMN, incluidas las implicaciones operacionales que la VCMN puede tener en varios sectores prioritarios del BID y del GBM. También ofrece orientación sobre cómo integrar la prevención de la VCMN y la prestación de servicios de alta calidad a las sobrevivientes de violencia en una serie de proyectos de desarrollo. Por último, recomienda estrategias para incorporar la VCMN en políticas y leyes, así como en programas y proyectos sectoriales.

Iniciar, integrar, innovar

Esta guía de recursos se vale de la evidencia recopilada a nivel mundial y de varias prácticas prometedoras. Sin embargo, cabe señalar que la gran mayoría de la evidencia empírica (80%) sobre lo que es eficaz para prevenir y dar respuesta a la VCMN proviene de países con altos ingresos, según un análisis sistemático de revisiones llevado a cabo por el GWI y el GBM recientemente sobre el tema1. En el análisis también se encontró que sólo en menos de la cuarta parte de los estudios de selección aleatoria y los estudios cuasi-experimentales, se evaluaron intervenciones en países de mediano-bajo ingreso. No obstante, la evidencia empírica actual, combinada con iniciativas prometedoras, provee puntos de arranque sólidos para la acción, al mismo tiempo que palía la insuficiencia de datos.

Se anima a los lectores y lectoras a que repasen la información clave sobre seguridad, ética y el principio de no maleficiencia (minimización del daño)  que contiene esta sección de introducción de la guía. No se pretende que la guía de recursos sea exhaustiva. Más bien, constituye un punto de partida para integrar iniciativas para abordar la VCMN en el trabajo sectorial, y refiere a las lectoras y lectores interesados a recursos donde pueden encontrar información técnica más detallada.

El papel de los organismos internacionales

Las instituciones financieras internacionales (IFI), otras instituciones multilaterales y los donantes bilaterales pueden desempeñar una función vital para prevenir y afrontar la VCMN en países de ingresos bajos y medios. Estas instituciones se encuentran en una posición inmejorable, por su alcance global, para generar y difundir conocimientos, influir en el establecimiento de alianzas con los gobiernos y otros actores clave de diversa índole, así como para ponerse a la vanguardia mediante el financiamiento de programas innovadores.2

Como consecuencia de su influencia a nivel mundial, las IFI están en condiciones inigualables de promover las buenas prácticas basadas en evidencia científica. No solamente pueden conseguir alianzas con los gobiernos a fin de crear un espacio para el diálogo sobre políticas para afrontar la VCMN, sino que también pueden ser pioneras en la promoción de enfoques integrados y multisectoriales para abordar este problema. Las lecciones aprendidas y evaluaciones de los proyectos (o componentes de proyectos) sobre la VCMN pueden ser compartidas fácilmente entre países. A su vez, dichos hallazgos pueden promover la inversión en estrategias eficaces para prevenir la violencia y darle respuesta. 

La guía de recursos se divide en las siguientes secciones:

Introducción y herramientas generales 

La sección titulada Introducción y herramientas generales es una parte esencial de la guía de recursos, pertinente y útil para todos los jefes y jefas de equipo, especialistas y gerentes de programas, al margen del sector en el que trabajen. La guía esboza la magnitud de la VCMN, proporciona definiciones clave y describe los factores de riesgo y protección, los costos socioeconómicos y las necesidades de las sobrevivientes de violencia, así como el papel y valor agregado del apoyo de las IFI a las actividades de prevención de la VCMN. Además, esta sección abarca: 

  • Los principios rectores para la recolección de datos y el trabajo con las sobrevivientes de la VCMN 
  • Los principios rectores para estructurar programas relacionados con la VCMN.

Apéndices y recursos

Los apéndices abarcan manuales, directrices y otras lecturas, además de sugerir indicadores que han convenido los actores internacionales. El uso de indicadores cuantitativos homogéneos es importante para garantizar la comparabilidad de las mediciones usadas en el seguimiento y la evaluación de la efectividad de las leyes nacionales y las intervenciones programáticas, una práctica que sigue siendo necesaria en la actualidad.3

Ciclo de Vida de la Violencia

Diferentes formas de violencia afectan a las mujeres y las niñas durante cada etapa de su vida, comenzando con la gestación luego la niñez, la adolescencia, la edad reproductiva y etapas posteriores de la vida. Adoptar un enfoque basado en el ciclo de vida para abordar la violencia tanto en el hogar como en la comunidad es una estrategia importante para la prevención de la VCMN y para atender las necesidades de las mujeres y las niñas en todas las etapas de su vida. En la siguiente figura se ponen de relieve algunos de los tipos principales de violencia a los que pueden estar expuestas las mujeres a medida que cambian sus relaciones, roles, (hija, esposa, madre, empleada) y entornos (hogar, empleo, vecindario).4

Según análisis de encuestas demográficas de siete países (Camboya, Egipto, Haití, India, Nicaragua, República Dominicana y Zambia)5, las mujeres mayores tienen muchas menos probabilidades de padecer violencia que las más jóvenes. Las mujeres con más educación pueden tener menos probabilidades de ser víctimas de violencia. Aunque este efecto es estadísticamente significativo solo en  tres de los siete países, la magnitud del efecto es considerable. 

Servicios y respuesta que requieren Las sobrevivientes de la VCMN

Alrededor del mundo, la mayor parte de las mujeres expuestas a la violencia nunca buscan ayuda, ni hablan con nadie sobre ella. El análisis del GBM de los datos de Encuestas de Demográficas y de Salud (ENDESA) en 30 países reveló que, en promedio, solo 4 de cada 10 sobrevivientes de la VCMN alguna vez han solicitado ayuda de fuentes de apoyo formales o informales6. En otro estudio reciente se calculó que solamente el 2% de las mujeres en la India y en el Este de Asia, el 6% en África, el 10% en Asia Central y el 14% en América Latina y el Caribe revelaron de alguna manera su experiencia relacionada con la violencia 7. Se trata de una enorme oportunidad perdida para influir en puntos de entrada que promuevan la agencia de las mujeres por medio de las instituciones de servicios sociales y las estructuras de justicia formales e informales.

Para aquellas sobrevivientes de la violencia que piden ayuda, se debe determinar el plan de acción de acuerdo con sus preferencias, puesto que ellas están más familiarizadas con sus circunstancias y saben cuál es su nivel de confort con las opciones que tienen disponibles, tales como continuar un juicio. A esto se le suele llamar enfoque centrado en la sobreviviente8. Como se mencionará en la sección sobre recomendaciones de ética y seguridad, los principios de autonomía y confidencialidad deben prevalecer, prestando la mayor atención posible a su seguridad. Dependiendo de los servicios y del plan de acción que decida seguir la sobreviviente de violencia, puede que sea necesario involucrar a muchos actores. Los servicios pueden comprender la acción de agentes del gobierno, la sociedad civil, los organismos de las Naciones Unidas y las autoridades locales9. La Figura 2 muestra diferentes servicios para las sobrevivientes de la VCMN por sector. 

Enfoques de Coordinación y Multisectoriales

La prevención de la VCMN y la respuesta efectiva exigen una acción multisectorial coordinada entre los actores de la salud y de los servicios sociales, así como los proveedores de asistencia legal y seguridad y la comunidad en general!0. La coordinación es crucial para identificar a las sobrevivientes, tener éxito en la referencia y la prestación de servicios en todos los sectores y también para poner en práctica iniciativas para prevenir la VCMN. En particular, en el contexto de la asistencia humanitaria y en emergencias, donde la prestación de servicios públicos puede verse mermada, el establecer una respuesta multisectorial coordinada a la VCMN al comienzo de la emergencia garantiza una acción más sensible desde las primeras etapas y hasta que se recupere la normalidad11. Sin embargo, es importante señalar que si bien la coordinación puede exigir el intercambio de datos sobre el incidente, se debe tener sumo cuidado al compartir nombres y detalles acerca de la sobreviviente de violencia, en línea con las recomendaciones de ética y seguridad. 

Conseguir la participación de diversos sectores y actores, como los que se muestran en la Figura 2, puede aumentar la complementariedad de las actividades de prevención y respuesta a la VCMN, abordar cuellos de botella y brechas programáticas, así como mejorar el seguimiento y la recolección de datos. La intervención de actores que estén menos familiarizadas con dichas actividades también puede aumentar el grado de aceptación y de compromiso a todos los niveles.

Más abajo, en la sección titulada “Principios rectores para la programación de la VCMN”, se amplía la información detallada sobre los enfoques multisectoriales coordinados.

  • 1. Arango, D.J, Morton, M., Gennari, F., Kiplesund, S., y Ellsberg, M., 2014. Interventions to Prevent and Reduce Violence Against Women and Girls: A Systematic Review of Reviews. Women´s Voice, Agency, and Participation Research Series, Washington, D.C. Banco Mundial.
  • 2. Adaptado de Bott,S., Morrison, A., y Ellsberg, M. Preventing and Responding to Gender-Based Violence in Middle- and Low-Income Countries: A Multi-Sectoral Literature Review and Analysis. Documento de trabajo sobre investigaciones de políticas del Banco Mundial, junio de 2005.
  • 3. Arango, D. et al., 2014.
  • 4. Sitio web de ONU Mujeres - endVCMnow.org
  • 5. Kishor y Johnson, 2004.
  • 6. Klugman et al., 2014.
  • 7. Palermo T, Bleck J, Peterman A. Tip of the iceberg: reporting and base-gendered violence in developing countries. Am J Epidemiol. Marzo de 2014. 1;179(5):602-12.
  • 8. Nota: El enfoque centrado en las sobrevivientes se refiere a que todos los involucrados en programas de violencia contra la mujer den prioridad a los derechos, las necesidades y los deseos de las sobrevivientes de violencia. El enfoque centrado en las sobrevivientes de violencia se basa en una serie de principios y aptitudes dirigidos a orientar a los profesionales, cualquiera que sea su rol, en su interacción con las mujeres y las niñas que han padecido violencia sexual u otras formas de violencia. El propósito del enfoque centrado en las sobrevivientes de violencia es crear un ambiente de apoyo en el que los derechos de las sobrevivientes se respeten y en el que se trate a las mujeres con dignidad y respeto. El enfoque ayuda a promover la recuperación de la sobreviviente y su habilidad para determinary expresar sus necesidades y deseos, así como a reforzar su capacidad para tomar decisiones acerca de posibles intervenciones (UNICEF, 2010).
  • 9. FNUAP. Building Survivor Centered Response Services: Participant Manual. Pakistán, noviembre de 2010.
  • !0. Comité Permanente entre Organismos, 2005. Directrices aplicables a las intervenciones contra la violencia por razón de género en situaciones humanitarias: Enfoque sobre la prevención y la respuesta contra la violencia sexual en situaciones de emergencia (Versión de la prueba de campo).
  • 11. Nota: Según el Comité Permanente entre Organismos, el objetivo general de la acción coordinada es “proveer servicios asequibles, rápidos, confidenciales, y apropiados a supervivientes /víctimas de acuerdo a un conjunto básico de principios rectores y establecer mecanismos para prevenir incidentes [de VCMN]”. (Comité Permanente entre Organismos, 2005).