GUÍA DE RECURSOS

INTEGRA

Análisis rápido de la situación

Antes de preparar una estrategia de intervención para responder a la VCMN, los equipos de proyecto deberían comprender la situación legal, social y epidemiológica del país, la región o la comunidad local en relación con la VCMN. Se deben concebir nuevos programas o actividades con un entendimiento a fondo de las brechas que existen en los servicios en todos los sectores. El personal del GBM y el BID necesita trabajar con los gobiernos, el sector privado, las instituciones no gubernamentales, los expertos y expertas locales y otras contrapartes en el país a fin de dar respuesta a algunas de las preguntas que figuran a continuación.

Entre los posibles socios y aliados se pueden incluir a los ministerios del gobierno, las organizaciones de la sociedad civil y otras organizaciones clave que estén trabajando en la VCMN y los derechos humanos y de género en el país o la región. Conviene mapear los proyectos importantes que estas entidades tienen en ejecución y los ámbitos de conocimientos técnicos que poseen.

Los mecanismos podrían ser las ENDESA y las estadísticas administrativas que recogen la policía, los hospitales y las agencias judiciales y de servicios sociales1.

Localice la evidencia sobre la epidemiología de la violencia contra las mujeres, que incluye datos sobre prevalencia, tipos de violencia, patrones y consecuencias de la violencia contra las mujeres2. Estos datos se deben desagregar por sexo (tanto de la víctima como del agresor).

Examine los procedimientos para el cumplimiento de las leyes y la realidad sobre la aplicación de estas leyes en teoría y en la práctica. Las leyes sobre la notificación obligatoria de la violencia pueden afectar enormemente la respuesta del sector de la salud, por ejemplo. Este análisis también debería incluir los derechos de propiedad y de herencia, así como las prácticas de derecho consuetudinario.

(de ser el caso)? Por ejemplo, identifique resultados y lecciones aprendidas de proyectos que prestan servicios a sobrevivientes de violencia o capacitan al personal en derechos humanos y de género. Precise las barreras y los desafíos conocidos o las experiencias en la colaboración con redes u otras organizaciones. En ausencia de prácticas prometedoras o basadas en evidencia empírica en el país, busque experiencias en otros contextos que pudieran adaptarse apropiadamente. Identifique recursos en su propia organización, tales como especialistas en VCMN o personal entrenado en este tema, manuales, estudios, evaluaciones y evidencia empírica de intervenciones.

En este análisis se puede incluir la proporción de mujeres y hombres entre los trabajadores en ese sector, junto con sus niveles de capacitación (incluso sobre el tema de la VCMN), y del lado de las personas beneficiarias, el uso que hacen las mujeres y los hombres de los servicios que presta ese sector, su posibilidad de beneficiarse de ellos, sus preferencias de interactuar con personal masculino o femenino y los patrones de toma de decisiones en los hogares3. En los países con grupos étnicos diversos también se recomienda que los datos se desagreguen por etnicidad autoidentificada.

Póngase al corriente sobre las respuestas sectoriales a la VCMN en ejecución (salud, educación, justicia, sociales, etc.), junto con cualquier mecanismo de coordinación o presupuesto existente4.

Pueden abarcar servicios médicos, legales, psicológicos o sociales. Evalúe el grado de coordinación entre ellos.

Se deberían incluir en este análisis los horarios y el tiempo disponible de las mujeres, la aceptabilidad de ciertas actividades que generan ingresos y del empleo, así como su posibilidad de trasladarse a los sitios de las reuniones y de acudir a citas con agentes y oficiales de crédito varones (por ejemplo)5.

La MGF y el matrimonio temprano, por ejemplo, se consideran prácticas discriminatorias perjudiciales que exponen a las niñas y a las mujeres jóvenes a graves daños físicos y psicológicos.

Preguntas adicionales

con miras a garantizar su independencia económica y bienestar (salud mental y física y derecho a vivir sin violencia)6

¿Las políticas consideran en su diseño las responsabilidades del cuidado y, de ser necesario, brindan asistencia para atender las necesidades que se derivan de ellas (tales como el cuidado de los niños y niñas y la administración del tiempo)7?

(capacitación en conocimientos legales y de políticas)8? Por ejemplo, conocimiento de los derechos de las mujeres, incluido el derecho a una vida libre de violencia.

Por ejemplo, se podría tratar de conseguir la participación de los hombres y los niños en debates comunitarios sobre la distribución del trabajo en el hogar, o de otras formas de lograr uno o más de los objetivos del programa9. Para obtener más orientación al respecto, consulte las Directrices para la aplicación de la Política Operativa sobre Igualdad de Género en el Desarrollo del BID y el documento World Bank Gender and Development Policy Framework Guidance Note (Nota de orientación sobre el marco de políticas de género y desarrollo del Banco Mundial).

La consecuencia puede ser intensificar las desigualdades entre los hombres y las mujeres en el acceso a los recursos y que las mujeres dependan más de los hombres económicamente, aumentando así los factores de riesgo de la VCMN. Agregue al proyecto las medidas necesarias para prevenir o mitigar este riesgo.

  • 1. Bott, S., Guedes, A., Claramunt, M., Guezmes, A. . Improving the Health Sector Response to Gender-Based Violence: A Resource Manual for Health Care Professionals in Developing Countries. Herramientas del International Planned Parenthood Federation, Región del Hemisferio Occidental (IPPF/WHR), 2010.
  • 2. Bott et al., 2010.
  • 3. En el sector de la salud los datos desagregados por sexo pertinentes consistirían en el estado de salud de hombres y mujeres, sus roles en el sector de la salud, los números y niveles de capacitación de los trabajadores de salud según su sexo, el número y los niveles de capacitación de trabajadores y trabajadoras de salud, las preferencias de las y los pacientes sobre que les atiendan hombres o mujeres, el uso que hacen mujeres y los hombres de los servicios de salud y su capacidad para obtener beneficios de dichos servicios, etc. Esta información ayudará a comprender a) el estado de salud y la toma de decisiones sanitarias de hombres y mujeres y en qué se diferencian, b) cualquier inequidad de género en las políticas y prácticas de contratación y c) cualquier obstáculo, sean culturales o estructurales, que los y las pacientes pudieran estar enfrentando para acceder a los servicios sanitarios. Comprender la dinámica de la familia, que se refleja en los patrones de toma de decisiones, tiene un impacto substancial en la capacidad de las mujeres de acceder a los servicios o beneficios, incluidos los que se relacionan con la violencia de género.
  • 4. Khan, Alia. 2011. Violencia de género y VIH: una guía de programa para integrar la violencia de género en la prevención y respuesta en los programas de PEPFAR. Arlington, VA: USAID’s AIDS Support and Technical Assistance Resources, AIDSTAR-One, Task Order 1.
  • 5. Sholkamy, Hania. How Can Social Protection Provide Social Justice for Women? Documento de política de Pathways, octubre de 2011, Brighton: Pathways of Women’s Empowerment RPC.
  • 6. Molyneux, M. Conditional Cash Transfers: A ‘Pathway to Women’s Empowerment’ Documento de trabajo 5 de Research for Development Pathways, 2008
  • 7. Molyneux, 2008.
  • 8. Molyneux, 2008.
  • 9. Molyneux, 2008.